Saltar al contenido principal
CADIZ
ContactaMapa Web
 

                                                                           


¿Qué es la Mediación?

"La noción de mediación puede causar confusión debido al que el desarrollo de métodos de resolución de conflictos se ha dado en diversas profesiones y cada una de ellas la ha fundamentado en sus ámbitos de acción, en correspondencia con los conflictos sobre los que actúa y de acuerdo a los objetivos y filosofías propias de cada profesión ―Así, un abogado puede definir la mediación fundamentándola en la ley y en una oferta de servicios de tratamiento eficaz de conflictos (…) Un terapeuta familiar sin embargo, puede centrarse en un aspecto diferente de la mediación: la reorganización de los sistemas de relaciones (…), etc. (GarcíaLongoria, 2006: 3)

Es por tanto complicado encontrar una definición universal sobre el concepto de mediación, tal y como recogen autores como Folguer, J. y Taylor, A (1996), quienes refieren en su libro ―La Mediación: la Resolución de conflictos sin litigio‖ que ―"la práctica de la mediación comprende un campo tan extenso que no permite una definición estricta" y explican que la mediación: - es una alternativa a la violencia, la autoayuda o el litigio, que difiere de los procesos de counseling, negociación y arbitraje. Es el proceso mediante el cual, los/as participantes, con la asistencia de una persona o personas neutrales, aíslan sistemáticamente los problemas en disputa con el objeto de encontrar opciones, considerar alternativas y llegar a un acuerdo mutuo que se ajuste a sus necesidades. La mediación es un proceso que hace hincapié en la propia responsabilidad de los pacientes de tomar decisiones que influyen en sus vidas (…) La forma más útil de observar la mediación es considerarla como una intervención de solución de problemas dirigida a una meta. Tiene como propósito resolver desavenencias y reducir el conflicto, así como proporcionar un foro para la toma de decisiones. Incluso en el caso de que no puedan resolverse, todos los puntos de la desavenencia, la causa esencial del conflicto puede ser entendida por los participantes y reducirse a un nivel manejable (…) es conveniente aceptar, considerar tanto la resolución de desavenencias como el manejo del conflicto como metas complementarias y realistas de la mediación (Folguer y Taylor,1996: 26-27-). "1

"El Trabajo Social como disciplina ha estado siempre próximo a contextos y situaciones conflictivas a distintos niveles. En el desarrollo del quehacer profesional los/las trabajadores/as sociales siempre han realizado funciones como gestores/as de conflictos, aplicando métodos y técnicas para prevenir y/o dar solución a las situaciones problemáticas que se plantean en los diversos ámbitos de la profesión, ya sean de carácter público o privado. Ante una situación conflictiva, a nivel individual, grupal o comunitario, los/as trabajadores/as sociales actúan valorando y analizando la situación de manera neutral y objetiva, para comprender las causas que la han originado y así, ofrecer una vía de solución adecuada a cada circunstancia, logrando la transformación positiva de la situación, y que las partes participen activamente en la toma de decisiones, responsabilizándose tanto de sus acciones como de la búsqueda de soluciones. 

Esta forma de enfrentarse a situaciones conflictivas desde el Trabajo Social se vincula a los valores y principios que aplican a los métodos conocidos como MARC (métodos alternativos de resolución de conflictos) o ADR (Alternative Dispute Resolution, o Adequated Dispute Resolution), entendidos como vías alternativas para resolver situaciones conflictivas sin que las partes enfrentadas se vean en la necesidad de embarcarse en largos y costosos procesos judiciales y que por tanto se incluyen dentro de la tutela extrajurisdiccional. A su vez, también se circunscriben a ésta los RED (Resolución Electrónica de Disputas) u ODR (On Line Dispute Solution) que facilitan la resolución de conflictos por medios electrónicos. Los métodos que se engloban dentro de los ADR son la negociación, la mediación, la conciliación y el arbitraje, siendo la mediación, la negociación y la conciliación sistemas autocompositivos y el arbitraje, al igual que el proceso judicial, heterocompositivos.

La diferencia estriba en que en la autocomposición son las partes las que de manera voluntaria ponen fin a un conflicto intersubjetivo a través de un acuerdo y con la intervención de una tercera persona que en ningún caso impondrá la solución, mientras que en la heterocomposición la tercera persona, individual o colegiada, será la encargada de poner fin al conflicto mediante una resolución
definitiva a través de un laudo en el caso del arbitraje o una sentencia en el caso de un proceso."2

 


1 Consejo General del Trabajo Social. Valor añadido del Trabajo Social en Mediación, págs. 10 - 11.

2 Consejo General del Trabajo Social. Valor añadido del Trabajo Social en Mediación, págs. 8-9.

 

Página actualizada en marzo de 2017