Saltar al contenido principal
CADIZ
ContactaMapa Web

Celebrado el acto de Graduación de la promoción en Trabajo Social 2017-2021 de la Universidad de Cádiz.

viernes 16 de julio de 2021 CPTS Cádiz

La presidenta del Colegio Profesional de Trabajo Social de Cádiz, Francisca Bonet Linera, acudió el pasado 15 de julio al acto celebrado en la Universidad de Cádiz, Campus de Jerez, para felicitar y dar la bienvenida a una nueva promoción de profesionales.

El evento comenzó a las 20:00 con el canto de entrada y la apertura del Acto Académico por el Delegado del
Rector para el Campus de Jerez de la Universidad
de Cádiz, Rafael Peña. Continuó con la intervención de las representantes de los alumnos/as del Grado en Trabajo Social, siguiendo con la intervención de la Sra. Directora de la Sede de Jerez de la Facultad de Ciencias del Trabajo y Madrina de
la Promoción, Inmaculada Antolínez.

Posteriormente se dio paso a la intervención del coordinador del grado en Trabajo Social, Pedro Hernández, para continuar con la autoimposición de Becas.

Tras este momento, y la entrega de Códigos Deontológicos facilitados por el presente Colegio Profesional, tuvo lugar la intervención de la presidenta del Colegio Profesional de Trabajo Social.

Francisca Bonet, como representante de la profesión en la provincia comenzó su intervención dando las gracias a la Universidad de Cádiz, al rector, D. Francisco Piniella; al Delegado del Rector, Rafael Peña; a la Decana de la Facultad de Ciencias del Trabajo, Dña. Socorro Montoya; a la directora de sede en Jerez, Inmaculada Antolínez, al coordinador del Grado, Pedro Hernández y al profesorado del Grado en Trabajo Social.

Consideró un orgullo participar como presidenta en el acto de graduación de la promoción del Grado de Trabajo Social de Cádiz 2017-2021 y compartir, por fin, un espacio presencial con profesionales recién egresados y egresadas. Son tiempos difíciles para organizar actos presenciales, pero que ya tocaba realizar con las medidas de seguridad pertinentes y suficientes.

Reconoció que esta promoción ha vivido de primera mano las consecuencias de la pandemia y, desde la organización Colegial, quiso dar un profundo reconocimiento a profesorado, personal de la Universidad en todos los sectores y al alumnado, por la fuerza necesaria y constancia para sacar adelante los servicios, el trabajo, la docencia y los estudios, en este caso tan importante, de Trabajo Social. La adaptación a la normativa sanitaria, a nuevas herramientas, diferentes metodologías de trabajo, la carencia de la presencialidad han sido experiencias complicadas que la promoción tiene ahora en vuestro bagaje.

También recordó la presidenta que el ejercicio profesional, estar en activo como trabajador o trabajadora social, requiere una rigurosidad y un deber deontológico, por eso, según la normativa, la colegiación es obligatoria en el territorio español para el ejercicio de la profesión.

La colegiación es habitual en el modelo europeo de organizaciones profesionales de Trabajo Social y la existencia de marcos reguladores encuentra siempre una misma justificación: la trascendencia de los actos profesionales de los y las trabajadores sociales.

La trascendencia de nuestro quehacer no es solo sobre el bienestar de las personas, sino sobre determinados derechos fundamentales. Es por ello que se exige un control ético que se traslada a los Códigos Deontológicos y, por ende, a los Colegios.

Desempeñamos profesionalmente actividades esenciales de interés general que requieren el desarrollo profesional y el ejercicio responsable. La actividad del trabajador y la trabajadora social, no es que redunde sobre la empresa, entidad o la administración empleadora, que también pudiera ser, sino que la actividad profesional recae precisamente sobre la persona usuaria, que es la destinataria directa de nuestra intervención. Esto ocurre incluso prestando los servicios por cuenta ajena, añadió Francisca Bonet.

La colegiación otorga confianza a la ciudadanía en el/la profesional que le atiende y la protege ante una posible mala praxis profesional, garantizando que el o la profesional que les atiende está verdaderamente facultada para ello.

Además, en este caso en un nivel corporativo, como colectivo, la colegiación protege nuestra independencia profesional, nuestro diagnóstico social y nuestras herramientas propias y otorga a la persona colegiada el apoyo de una corporación de derecho público que defiende su independencia y autonomía profesional frente a los intereses de sus contratantes, que pueden pretender que primen estos frente a los derechos de ciudadanía y profesionales.

También nos permite defendernos del intrusismo por parte de profesionales sin titulación. Si queremos a nuestra profesión, tenemos que protegerla, tenemos que fortalecerla colectivamente.

Francisca Bonet, añadió que la calidad de los servicios prestados no depende solo de la colegiación, el cumplimiento del Código Deontológico, de la formación, la inquietud y el crecimiento continuo, sino también de la estabilidad y dignidad laboral, las ratios de atención adecuadas y de los equipos técnicos, recursos y medios suficientes. Eso también confiere calidad profesional. La defensa y dignificación profesional en absolutamente todos los sectores, ámbitos, administraciones, empresas y entidades es imprescindible. Esta es una actividad que realizamos desde los Colegios, entre otros servicios, gracias a las colegiaciones.

No menos importante, la representante de la corporación hizo una defensa del Sistema Público de Servicios Sociales, la Educación Pública y la Sanidad Pública como garantes de justicia social y de equidad, sin prejuicio que se puedan ofrecer servicios privados con iguales garantías y coberturas que no sustituyan a lo público.

Independientemente del momento profesional, el Colegio pone a disposición de la colegiatura formación y servicios de interés para la carrera profesional, como la asesoría jurídica, la amplia formación, las prácticas profesionales extracurriculares, la información periódica actualizada o la orientación laboral, y, además, facilita vías de participación, que, aunque no las únicas existentes, permiten canalizar esfuerzos profesionales.

Pero además de dar acceso a distintos servicios profesionales y a la participación, la colegiación permite impulsar el Trabajo Social, darle mayor visibilidad y defender intereses de profesionales y ciudadanía.

El Trabajo Social necesita profesionales con compromiso y, tal y como añadió la presidenta, nos encantaría canalizar la inquietud de las nuevas promociones de profesionales desde el Colegio y que este sea un espacio donde podamos hacer crecer la profesión.

Para terminar, y en el marco del convenio entre la Universidad de Cádiz y el Colegio Profesional de Trabajo Social de Cádiz, se procedió a dar entrega del diploma y premio de un año de colegiación gratuita al mejor expediente académico de la promoción 2019-2020, dando la enhorabuena por el esfuerzo y el resultado.

Tras el discurso, se dio paso a la intervención de la Sra. Decana de la Facultad de Ciencias del Trabajo, Socorro Montoya. Se clausuró el acto por el Delegado del Rector para
el Campus de Jerez de la Universidad de Cádiz y se finalizó con el canto del “Gaudeamos Igitur” y el himno de Andalucía.

Comentarios

Aún no hay comentarios