Saltar al contenido principal
LAS PALMAS
ContactaMapa Web

El Comité Ejecutivo de la Federación internacional de Trabajadores Sociales y la Junta de la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social, tras un periodo largo de revisión, presentaron a los miembros de ambas organizaciones en sus respectivas Asamblea/Junta la definición global de la Trabajo Social consensuada en Melbourne en julio de 2014. En su revisión han participado numerosas organizaciones miembros y trabajadores sociales de todo el mundo, que han formado parte de este extenso proceso, entre los que han participado el Consejo General y los Colegios Oficiales de Trabajo Social de España.
 

Definición Internacional de Trabajo Social

"El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar"

Por ello el Trabajo Social es una profesión de las ciencias sociales, cuyo objeto es la generación de contextos y actuaciones conducentes al desarrollo, mejora de la calidad de vida, capacitación y promoción de personas, grupos y comunidades.

Se dirige a las múltiples y complejas relaciones entre las personas y sus ambientes. Su misión es facilitar que todas las personas accedan a sus derechos sociales, desarrollen plenamente sus potencialidades, enriquezcan sus vidas y prevengan las disfunciones. En este sentido, las/os profesionales en Trabajo Social, se convierten en agentes de cambio en la sociedad y en la vida de las personas, familias y comunidades para las que trabajan.

Esta profesión es protagonista en los servicios y recursos de atención a las personas, ya que a través de esta disciplina se interviene en las necesidades, potencialidades y expectativas de personas, grupos y/o comunidades a través de procesos de acompañamiento, de relación de ayuda, de dinamización comunitaria, entre otros, para poder garantizar los derechos reconocidos y propiciar el ejercicio de las responsabilidades ciudadanas.

 

Para ello el/a profesional requiere contar con conocimiento de las diferentes modalidades y métodos del ejercicio profesional, emplear el método científico en el estudio de las problemáticas complejas de su quehacer, diseñar e implementar y evaluar planes y programas de acción social, a distintos niveles y magnitudes. Todo ello desde la organización de su trabajo, el registro y la sistematización de su práctica profesional, el trabajo en equipo y el cumplimiento de los principios éticos de la profesión.