Saltar al contenido principal
LAS PALMAS
ContactaMapa Web

Pronunciamiento de los Colegios de Trabajo Social sobre el uso del informe social para reparto de alimentos

martes 18 de agosto de 2015

Pronunciamiento sobre uso del informe social para el reparto de alimentos

El FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) organismo responsable de establecer los requisitos a cumplir por las entidades sociales encargadas de la distribución de los alimentos que provienen del programa de ayuda europeo, ha incluido como un nuevo requisito para el reparto de alimentos, la elaboración de informes que acrediten la situación de exclusión social de las personas o familias que acceden a este programa.

Por otra parte en la Circular 38/2015 de la FEMP que recoge las propuestas documentales para este reparto de alimentos, no se especifica qué tipo de informe, qué contenidos, qué metodología y qué técnica profesional a utilizar, pero establece que este informe lo elaborarán trabajadores sociales.

En este sentido aunque las valoraciones e informes sociales elaborados por los profesionales del Trabajo Social, permiten a la población el acceso a prestaciones técnicas, económicas y materiales para afrontar situaciones de crisis o problemáticas personales y/o familiares, entendemos que el acceso de personas y familias a una bolsa/caja de alimentos, debe ser entendida como un apoyo meramente complementario y testimonial, no finalista y resolutoria para dar respuesta a la situación de empobrecimiento en la que se encuentran muchas familias, y por ende no se considera necesario el poner en marcha para este fin el proceso que conlleva la elaboración de un Informe Social, que es un dictamen técnico (equiparable a la ficha médica y la prescripción dentro del Sistema Nacional de Salud) que elaboran las y los profesionales del Trabajo Social tras la aplicación de distintas técnicas profesionales destinadas a recoger una realidad, realizar un diagnóstico y elaborar una propuesta de intervención profesional de cara a dar una respuesta de calidad a la situación/problema en la que se encuentra una persona o familia. Puede tener su proceso

Entendemos que medidas como la incorporación de Informes a este proceso unido al hecho de que para el periodo 2014-2020, España recibirá más de 560 millones de euros del Programa de Ayuda Europeo para personas desfavorecidas (casi cuatro veces más que lo que se destina al Plan Concertado Anual), suponen: dar una mayor relevancia y protagonismo al reparto de alimentos con la generación de procedimientos que la institucionalizan y la avalan, etiquetar aún más a las personas, que están viendo como para conseguir alimentos deben subir un escalón más en la lucha para el acceso a un derecho como es la alimentación, justificando ante cada vez más personas y entidades que son pobres y normalizando el hecho de que las mismas hagan cola, y pidan cita para ir a recoger alimentos.

Esto es pura y dura beneficencia, se aleja mucho de lo que debe hacerse para la lucha contra la pobreza y la exclusión social y de lo que entiende el trabajo social como intervención integral con las personas, familias y comunidades para favorecer su desarrollo personal, grupal y comunitario.
Desde el Trabajo Social abogamos por otro modelo de intervención, que ponga en el centro el acompañamiento de las personas en el acceso a todos sus derechos (alimento, vivienda, empleo, salud, educación, servicios sociales…) sin menoscabar su dignidad ni la asunción de etiquetas, por lo que insistimos en el rechazo a las políticas sociales exclusivamente asistencialistas.

Comentarios

Aún no hay comentarios