Saltar al contenido principal
JAEN
ContactaMapa Web
Síguenos enTwitterEnlace a la cuenta del Consejo General del Trabajo Social en TwitterFacebookEnlace a la cuenta del Consejo General del Trabajo Social en Facebook

XIV Congreso Estatal y II Iberoamericano de Trabajo Social 2022: inscripciones abiertas

jueves 24 de junio de 2021 Consejo general del Trabajo Social

El plazo de inscripción y presentación de resúmenes de comunicaciones del XIV Congreso Estatal y II Iberoamericano de Trabajo Social 2022 ya está abierto en la nueva web:
Web
En su modalidad presencial esta nueva edición se celebrará del 26 al 28 de mayo de 2022 y tendrá como sede la provincia manchega de Ciudad Real.

Bajo el lema Trabajo Social en esencia: cambiar para avanzar, crear para crecer, el Congreso se centrará en tres importantes ejes de debate que reúnen la esencia de la profesión, y ponen las bases del cambio y la reconceptualización de la práctica con el objetivo de contribuir a entornos sostenibles para la sociedad.

Desde 1968 el Consejo General del Trabajo Social celebra cada cuatro años el Congreso Estatal de Trabajo Social, siendo un espacio de encuentro entre profesionales, de reflexión sobre el estado del Trabajo Social y de debate sobre propuestas que orienten y estimulen las actuaciones presentes y futuras de la profesión.

Con motivo de la pandemia mundial por COVID-19 y siguiendo las recomendaciones de las autoridades, el Consejo General organizará el XIV Congreso Estatal y II Iberoamericano de Trabajo Social los días 26, 27 y 28 de mayo de 2022 en dos modalidades presencial y online, y celebrará el 40 aniversario de su constitución.

En su modalidad presencial esta nueva edición tiene como sede la provincia manchega de Ciudad Real, cuna y alma de Don Quijote y con atractivos turísticos reconocidos como los Molinos de Campo de Criptana, el teatro de comedias de Almagro, las pinturas rupestres de Fuencaliente o los Parques Nacionales de Las Tablas de Daimiel y Cabañeros.

Para ello, el Consejo General contará con la colaboración del Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla La Mancha, que representa a las cinco provincias y a los/as profesionales de trabajo social de toda la Comunidad. Hasta ahora ningún evento de la profesión de estas características había sido celebrado en esta Comunidad autónoma, suponiendo un atractivo para toda nuestra estructura colegial y dando visibilidad a los/as profesionales que trabajan en los más de 900 municipios de la región. El Congreso seguirá manteniendo un marcado carácter internacional, invitando por segunda ocasión a participar colegas trabajadores/as sociales de toda Iberoamérica.

El Congreso llevará el título “*Trabajo Social en esencia: cambiar para avanzar, crear para crecer*”, teniendo tres importantes temas/ejes de debate que reúnen la esencia de la profesión, y ponen las bases del cambio y la reconceptualización de la práctica con el objetivo de contribuir a entornos sostenibles para la sociedad:

Ética y deontología como pilares clave para la calidad en la intervención desde el Trabajo Social

Uno de los ejes del Congreso tiene mucho que ver con la reconstrucción y la nueva realidad a las que nos enfrentamos ante una de las mayores crisis sanitaria, económica, social y ecológica. Desde el Consejo General de Trabajo Social se asume, en este sentido, la responsabilidad de contribuir a la calidad de la intervención profesional desde la consideración de las tres dimensiones de la ética interrelacionadas entre sí para la convergencia y calidad de la intervención profesional. Esto es, la dimensión deontológica, en cuanto al estudio y cumplimiento de normas y deberes profesionales; dimensión teleológica, que orienta la intervención desde fines, valores y principios; y la dimensión pragmática, que desde el análisis ético tiene la capacidad de aportar puntos de apoyo en la toma de decisiones, previendo las consecuencias específicas del hacer profesional sobre la vida de la persona.

La ética profesional será, sin ninguna duda, un eje vertebrador del Congreso. Ética y deontología son inherentes al ejercicio profesional, de hecho, el control deontológico es una función exclusiva de los Colegios Oficiales de Trabajo Social y conlleva la esencia misma de la estructura colegial: velar y promover el desarrollo de la buena praxis profesional e impulsar el desarrollo de una cultura ética que oriente hacia el buen ejercicio profesional.

Este Congreso tendrá como finalidad la consolidación de un tejido ético y deontológico común, así como dotar de elementos clave para la toma de decisiones éticas y el afrontamiento de problemas éticos en la intervención cotidiana de las trabajadoras sociales.

También analizará la importancia de avanzar desde el trabajo social en el desarrollo y potenciación de herramientas generadoras de buenas prácticas que apoye el avance hacia la calidad ética en la intervención (comisiones deontológicas de los colegios profesionales o los comités de ética de organizaciones sanitarias (Comités de ética asistencial: CEAS) o de Servicios Sociales (Comités de ética de Servicios Sociales: CESS).

La generación de conocimiento desde la práctica profesional.

El trabajo social busca con su ejercicio profesional la transformación de la realidad, generar cambios en las personas y en las sociedades impulsando dinámicas de igualdad, justicia social, solidaridad, un cambio social que fortalezca los vínculos entre todos y todas.

La reflexión teórica nos permite construir realidades sobre la que reflexionar, analizar con detenimiento y diseñar nuestras acciones, generando metodologías que nos guían y aportan cientificidad a nuestras acciones que, a su vez, son generadoras de nuevas reflexiones que descubren caminos por los que investigar y desarrollar nuestra profesión.

Es un camino de ida y vuelta, en donde es preciso esforzarnos en identificar en nuestro día a día nuevas realidades, nuevos problemas sociales que se van creando en las infinitas interacciones que se dan en nuestra sociedad. Por ello, la sistematización de nuestra praxis se hace imprescindible para avanzar. Cada día estamos dando respuesta a las necesidades de las personas desde nuestra disciplina, innovando desde la práctica y generando, a veces inconscientemente, nuevas metodologías de intervención.

Debemos pararnos y reflexionar sobre lo que hacemos, cómo lo hacemos y para qué lo hacemos, generar conocimiento, identificar las acciones que nos acercan al cumplimiento de los objetivos planteados, para establecer regularidades y basar nuestras acciones en la evidencia científica.

Entornos sostenibles y libres de desigualdades, motor de cambio desde el Trabajo Social

La necesidad de poner en valor, reflexionar y reafirmar el conjunto de compromisos de los/as trabajadores/as sociales con su profesión constituye otro gran eje de este Congreso.
Con base en nuestra esencia y experiencia acumulada se hace necesario que entendamos e interioricemos cuál es el objeto de nuestro ejercicio profesional, cuál es el objeto que debemos gestionar, el qué y el cómo lo ejercemos y, en definitiva, cuál es el alma de nuestra profesión. Nada de ello nos vino y vendrá dado, nada nos será concedido gratuitamente, nada está consolidado y nada de lo construido debe permanecer ni permanecerá inalterable.

Con la crisis social acumulada en los últimos años y potenciada durante la época COVID, somos conscientes de que nos estamos alejando de nuestro verdadero objeto y acción profesional, desdibujando el alma de nuestra acción profesional, lo que nos lleva a observar la necesidad de potenciar la intervención e interacción social en nuestro quehacer diario.

Por cada uno/a de nosotros/as, desde cada uno de nuestros puestos y desde cada una de las ventanas de oportunidad que nos ofrece nuestra praxis profesional y/o académica, es momento de abordar aspectos que permanecen ligados a la sostenibilidad y al impacto que proporcionamos sobre la visión y misión del trabajo social, en particular, y sobre el sistema de protección social en general.

La esencia de la profesión, lema de este Congreso, su evolución y los cambios en el sistema deben configurar el diseño de nuevas acciones que nos permitan avanzar hacia una necesaria reflexión sobre su sostenibilidad y la definición de medidas que impulsen su innovación profesional, sin duda, pero también en el ámbito comunitario en cuyo desarrollo debe procurarse la implicación de la ciudadanía.

Entendemos que las políticas sociales, no sólo las circunscritas al ámbito de los servicios sociales, deben orientarse hacia la sostenibilidad de las comunidades, y para ello deben fortalecer la interacción y convivencias como elementos fundamentales de su desarrollo. En este contexto la profesión de trabajo social se revela como el elemento fundamental que debe acompañar todo el proceso participando en él con una intervención más integral e integrada. El trabajo social es la disciplina profesional que debe intervenir en este marco del desarrollo sostenible, acompañándolo, promoviéndolo y complementándolo junto al desarrollo de las comunidades lo que contribuirá a alcanzar las cotas de calidad de vida más adecuadas en cada contexto socioeconómico, familiar y comunitario. Los servicios sociales podemos y debemos contribuir al funcionamiento más eficiente de otras políticas sociales y, por ende, del conjunto del sistema de bienestar.

En el contexto actual, en coherencia con el enfoque de derechos y los objetivos de desarrollo sostenible, tienen mejor encaje los servicios sociales que se van convirtiendo en un pilar más, sectorial y universal, del sistema de bienestar que la asistencia social subsidiaria a la que el resto de los sistemas puede dejar los casos complejos.

El concepto de sostenibilidad debe estar en constante movimiento, en evaluación continua, y constituir una cuestión de calado social, planteándolo como parte de nuestra esencia, y abordándolo desde una perspectiva holística. Es necesario proteger y avanzar hacia un sistema de servicios sociales sostenible, que se orienta hacia la equidad social y la igualdad de oportunidades como garantía de éxito, con la definición y desarrollo de medidas específicas que incorporen, y se inspiren en la innovación social, prevención, I+D, etc.

Abogamos en este congreso porque en el diseño de las políticas públicas se integre el trabajo social como la disciplina profesional de referencia en constante movimiento, transformación y evolución positiva, integrada y participada en otros sistemas.

Abogamos porque se visibilice y se nos permita aportar nuestro valor profesional y contribuir así a un funcionamiento óptimo del conjunto de políticas sociales donde el concepto de sostenibilidad constituya el mayor y verdadero reto que deben perseguir todos los sistemas de protección social.

Id reservando las fechas en vuestras agendas y os esperamos del 26 al 28 de mayo de 2022 en Ciudad Real
Próximamente en la web del Congreso

Comentarios

Aún no hay comentarios