Saltar al contenido principal
Consejo
ContactaMapa Web

Charla online El Trabajo Social ante las situaciones de suicidio

jueves 22 de septiembre de 2022 CGTS

Accede a la webinar en abierto

Hace diez días conmemorábamos el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, bajo el lema de este año 2022 “Crear esperanza a través de la acción”, establecido por primera vez en 2003 por la Asociación Internacional para la prevención del Suicidio y con la colaboración de la Organización Mundial de la Salud, en el que reivindicábamos la necesidad de una acción colectiva para abordar este problema urgente de salud pública.

En 2021 la Organización Mundial de la Salud señalaba que el suicidio sigue siendo una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Cada año, más de 700.000 personas pierden la vida por suicidio, siendo el doble de casos en hombres que en mujeres y siendo la cuarta causa principal de mortalidad entre las personas de 15 a 29 años y la tercera entre las niñas de 15 a 19 años. Pero también se analizan otros factores de riesgo, como la profesión, hace unos días nos despertábamos con los primeros resultados de una investigación entre diferentes universidades españolas que arrojaba datos espeluznantes, el 28 % de los estudiantes de Trabajo Social tiene pensamientos suicidas.
La reducción de la tasa mundial de mortalidad por suicidio en un tercio para el 2030 es un indicador de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, instando a los países a establecer planes de acción y estrategias para la prevención.

Desde el Consejo General creemos que hay dos cuestiones importantes para el abordaje de la estrategia de prevención del suicidio, una el desarrollo y defensa de los Sistemas Públicos de Bienestar Social y dos el compromiso de gobernantes y dirigentes, para la formulación de políticas y la adopción de medidas para prevenir el suicidio y sus determinantes.
Siendo como es la atención y el abordaje del suicidio una situación realmente compleja, tanto para la propia persona como para también su entorno familiar a la hora de afrontar estas situaciones, es preciso que haya una buena coordinación sociosanitaria y educativa. Fomentando la colaboración y la coordinación, especialmente para comprender los determinantes sociales y estructurales, e intervenir para reducir riesgos, estableciendo sistemas sólidos de información y seguimiento, generar resiliencia y romper las barreras de personas con pensamientos, ideaciones o riesgo de conducta suicida, así como la de sus familias y allegados.

Aún con una Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, un Plan de Acción Integral sobre Salud Mental promovido por la OMS y siendo uno de los indicadores recogidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, lo cierto es que, sigue habiendo un historial de necesidad y desatención en la prevención del suicidio. Es por tanto preciso más medios y más recursos, con políticas, legislación, servicios y prestaciones.

En mayo el ministerio de Sanidad puso en marcha la Línea 024 de atención a la conducta suicida disponible las 24 horas al día los 365 días del año. Se trata de una línea telefónica de ayuda a las personas con pensamientos, ideaciones o riesgo de conducta suicida, y a sus familiares y allegados, básicamente a través de la contención emocional por medio de la escucha activa por los profesionales del 024, la recomendación de que contacten con los servicios sanitarios del Sistema Nacional de Salud o la derivación al 112 en los casos en los que se aprecie una situación de emergencia. En caso de emergencia vital inminente se debe llamar directamente al teléfono de emergencias 112. La línea 024 no pretende reemplazar ni ser alternativa a la consulta presencial con un profesional sociosanitario cuando sea necesaria.

Con esta Webinar el Consejo General del Trabajo Social ha querido poner la mirada en la intervención del trabajo social desde el ámbito sanitario y su abordaje desde salud mental, pero también en la importancia de la intervención comunitaria y lo fundamental que es la prevención, poniendo especial énfasis en que debemos trabajar desde otros ámbitos como el ámbito educativo.

En el entorno educativo, se puede prevenir el suicidio posibilitando acciones preventivas, diagnósticas y de intervención especializada. La misión del Trabajo Social en el ámbito educativo es responder a las necesidades del alumnado realizando labores de prevención, evaluación, intervención y seguimiento, en coordinación con los recursos educativos y sociocomunitarios. Los y las trabajadoras sociales en el ámbito educativo ofrecemos apoyos a quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad, trabajamos para la eliminación de las barreras que limitan el aprendizaje y la adquisición de competencias.

El suicidio tiene que ver no solamente con una patología mental, con un problema de enfermedad, sino también con situaciones relacionales, en la convivencia y en el ámbito comunitario. Por eso en su abordaje es preciso una intervención a nivel individual, familiar y comunitaria.

Los vínculos indisolubles entre la salud mental y la salud pública, los derechos humanos y el desarrollo socioeconómico significan que transformar las políticas y prácticas con respecto a la salud mental puede arrojar beneficios reales y considerables para las personas, las comunidades y los países de todo el mundo.
La inversión en salud y bienestar es sin duda una inversión en una vida y un futuro mejor, el cambio es posible, y el Trabajo Social debe de jugar un papel relevante en la prevención e intervención ante conductas suicidas de acuerdo con nuestro buen hacer y ética profesional.

Ayer contábamos con la presencia de:

►Julio Piedra Cristóbal
Trabajador Social Sanitario de una Unidad de Salud Mental Comunitaria del SAS. También lo compagino con la docencia en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Huelva y Profesor-Tutor de la Asignatura Salud Pública, Dependencia y Trabajo Social en el Centro Asociado de Cádiz-UNED. Me parecía poco y lo combino con la presidencia del Colegio Profesional de Trabajo Social de Huelva.
► Iker Peregrina Rey
Docente y formador, Máster en Neuropsicología de la Educación y Experto Universitario en Suicidología. En la actualidad, está en la junta directiva de AIDATU, Asociación Vasca de Suicidología, en calidad de vocal y como responsable del área de educación. Además, desde este mismo curso, forma parte del profesorado en el postgrado universitario en Suicidología de la Universidad del País Vasco.
► Pastora Reina Aguilar
Trabajadora Social y Socióloga. Actualmente, profesora de la Universidad Pablo de Olavide en el Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales, doctoranda en la Facultad de Ciencias Sociales de la UPO. Lleva investigando el fenómeno del suicidio desde hace más de 10 años, en los niveles de prevención, intervención y postprevención.

Comentarios

Aún no hay comentarios