Saltar al contenido principal
Consejo
ContactaMapa Web

"De menores a protagonistas", un libro para empoderar a los niños y niñas

martes 14 de octubre de 2014 CGTS

El Consejo General del Trabajo Social ha presentado este martes 14 de octubre, junto a la editorial Impulso a la Acción Social, el último libro de Lourdes Gaitán: “De menores a protagonistas”.

“Es fácil hablar de derechos pero es difícil aplicarlo a la práctica cotidiana”. Con esta llamada a la reflexión como premisa, la presidenta del Consejo General del Trabajo Social (CGTS), Ana Lima, ha dado inicio este miércoles por la tarde al acto de presentación del último libro de Lourdes Gaitán: “De menores a protagonistas”.

Lima desgranó los ejes sobre los que giraron las posteriores intervenciones. “El libro invita a dejar de ver la infancia desde el mero punto de vista de la protección. Debemos dar participación a los niños, a nivel individual y comunitaria. Debemos empoderarles”, añadió. Lima calificó la publicación de “muy enriquecedora”. Más aún en el contexto de crisis y recortes en el que nos encontramos. “No podemos ocuparnos solo de la infancia empobrecida. A parte de luchar contra los recortes, también debemos plantearnos cómo hacerlo y cómo presentamos y abordamos estas situaciones. Es muy importante la prevención, la participación y la promoción de la infancia”, defendió.

Por su parte, Rosa Domenech, presidenta de Impulso a la Acción Social, coeditora del libro, consideró la publicación como “un marco de referencia sobre los derechos de los niños para el trabajo social”. Domenech habló de un vacío de publicaciones específicas sobre esta temática y desde este punto de vista, “el protagonismo de los niños y niñas”. Finalmente, agradeció al Consejo General el apoyo para coeditar la publicación. “Es importante en estos momentos unir fuerzas”, aplaudió.

También intervino el catedrático de psicología social Ferran Casas, que describió el libro como “una magnífica síntesis de lo que se ha aportado en el campo de la infancia en las últimas décadas, desde la perspectiva social en su totalidad”.

El mensaje de Lourdes, destacó, es que “estamos en muchos lugares mundo cambiando la mentalidad sobre la infancia”. Según aseguró, se ha dejado de hablar de menores, un concepto jurídico al que además sería ni niños, ni niñas ni adolescentes usan para referirse a sí mismos. “Es simbólico que esto ocurra”, aseguró. “Hay un mensaje profundo detrás de usar el concepto menor u otro. Se han abordado las discriminaciones que no debe sufrir un niño o niña. Pero nadie se ha atrevido a no discriminar a un niño por razón de su edad. Cuando nos planteamos qué derechos humanos son realmente universales, se olvida que una determinada la tienen todos los humanos”, explicó.

Casas añadió la necesidad de que los niños también sean escuchados en las estadísticas públicas. No obstante, aseguró que resulta “incómodo” a los institutos oficiales de estadística incluir indicadores subjetivos de bienestar infantil, de calidad de vida de la infancia, porque, asegura, “para ello debemos preguntar cosas a los niños”. Casas recordó que, también hasta hace unas décadas, la estadística, también en adultos, se centraba en los análisis cuantitativos, dando la espalda a lo cualitativo.

Finalmente, intervino la autora del libro, la socióloga y trabajadora social Lourdes Gaitán. Animó a los y las trabajadoras sociales a no hablar de menores: “Deben hablar de niños y niñas”, reivindicó. la palabra menor, argumentó, es un adjetivo comparativo, “donde hay un menor hay un mayor, que es el que manda”, recordó.

Siguiendo la línea de discusión que empezó Ferran Casas, Gaitán insistió en que “los niños deben empezar a decir cómo tiene que ser su ley de la infancia. Si quieres investigar sus condiciones de vida, se debe mirar si les puedes preguntar en un aspecto determinado”. La autora defendió su libro como una herramienta de ayuda a la práctica y calificó de “heróico” el editar el libro, en los momentos actuales. “No son tiempos para la lírica”, aseguró.

Finalmente, Gaitán reivindicó el “caminar hacia un trabajo más amigable con los niños”. Recordó que al hablar de los derechos de los niños, al hacer la Convención del niño, “se olvidaron de que los niños y niñas no solo son iguales entre sí, sino también con el resto de seres humanos”. Resumió el afán que persigue con su libro: “Que los niños q vivan ahora la vida”.

Comentarios

Aún no hay comentarios