Saltar al contenido principal
Consejo
ContactaMapa Web

La FITS alerta del aumento de la delincuencia que provocan los recortes sociales

domingo 29 de abril de 2012 CGTS

La Federación Internacional del Trabajo Social alerta del aumento de la delincuencia que provocan los recortes sociales.

La presidenta del Consejo General del Trabajo Social, Ana Lima, reclamó el protagonismo de los y las trabajadoras sociales en la asamblea que se celebró del 27 al 29 de abril en Yerevan (Armenia)

A más crisis, más recortes sociales, que dejan a los más desfavorecidos en la exclusión. Es el caldo de cultivo de la ruptura de la cohesión social, que conlleva el aumento de la delincuencia, entre otros problemas. La situación descrita es común, en mayor o menor medida, en todos los países de Europa, según alerta la Federación Internacional del Trabajo Social (FITS), cuyos miembros europeos se reunieron en Yerevan (Armenia) los pasados 27, 28 y 29 de abril.

La presidenta del Consejo General del Trabajo Social (CGTS), Ana Lima, que representó a España en la asamblea de la delegación europea de la FITS, destaca que no ha podido evitar sentir desasosiego tras el debate con otros países de Europa, tras exponer la situación españolas ya que los recortes sociales son un buen indicador de que el país es menos avanzado y que está optando por romper la cohesión social en vez de apostar por la promoción y el desarrollo social.

La excesiva movilidad en los países como España debida al desempleo trae consigo que los jóvenes opten por irse a trabajar a otros países. Esto generará modificará la pirámide demográfica de manera negativa.

La exclusión sale cara
Así podríamos decir que los países con mejor protección social están sintiendo en menor medida los efectos indeseados de la crisis. Es decir, los países que menos invierten en protección social, pagan un alto coste en intentar paliar los efectos de la crisis, como la exclusión social, que sale mucho más cara desde el punto de vista social y económico.

La asamblea europea de la FITS identificó como factores que contribuyen a la ruptura de la cohesión social el aumento de la pobreza, sobre todo la infantil; el incremento de la disparidad de ingresos y del número de personas sin hogar y de la mendicidad. También denuncian que la explotación laboral es cada vez mayor.

Los y las trabajadoras sociales de Europa también han detectado un aumento de la adicción a la prostitución, las drogas y el alcohol. La gente no sólo es cada vez más pobre, sino que ve a los ricos más ricos. Eso lleva al malestar social y la delincuencia. La sociedad es cada día menos sana. Ya no sólo a nivel mental, sino también a nivel físico: a más repago sanitario, menos posibilidades de costear la atención sanitaria. Las consecuencias del camino de recortes emprendido, advierten los trabajadores sociales será difícil de revertir.

Los miembros de la FITS Europa también acordaron continuar creando conciencia de la contribución de los y las trabajadoras sociales a la promoción de los derechos humanos. Para ello, acordaron crear una estrategia más clara para definir las iniciativas de política social y las prioridades en el contexto de crisis financiera. El objetivo es reforzar la capacidad de influir en la agenda política mundial, aprovechando que la FITS tiene representación en la ONU y en la Plataforma Social Europea, entre otros.

Reconocimiento de la profesión
Además, la FITS pretende servir de altavoz de las preocupaciones del colectivo de trabajadores sociales. En este sentido, se persigue el reconocimiento de la profesión, clave en momentos de crisis y recortes como el actual. Los colegios del trabajo social también prepararán un proyecto de revisión de los documentos existentes sobre la metodología específica de trabajo.

Todas estas líneas de trabajo se reforzarán en la próxima asamblea mundial de la FITS, que se celebrará en Estocolmo el próximo mes de julio. Ana Lima presentará allí la Alianza por la defensa del sistema público de lo servicios sociales y una conferencia sobre el papel del trabajo social en las emergencias sociales y los desastres.
La Federación Internacional del Trabajo Social alerta del aumento de la delincuencia que provocan los recortes sociales.

La presidenta del Consejo General del Trabajo Social, Ana Lima, reclamó el protagonismo de los y las trabajadoras sociales en la asamblea que se celebró del 27 al 29 de abril en Yerevan (Armenia)

A más crisis, más recortes sociales, que dejan a los más desfavorecidos en la exclusión. Es el caldo de cultivo de la ruptura de la cohesión social, que conlleva el aumento de la delincuencia, entre otros problemas. La situación descrita es común, en mayor o menor medida, en todos los países de Europa, según alerta la Federación Internacional del Trabajo Social (FITS), cuyos miembros europeos se reunieron en Yerevan (Armenia) los pasados 27, 28 y 29 de abril.

La presidenta del Consejo General del Trabajo Social (CGTS), Ana Lima, que representó a España en la asamblea de la delegación europea de la FITS, destaca que no ha podido evitar sentir desasosiego tras el debate con otros países de Europa, tras exponer la situación españolas ya que los recortes sociales son un buen indicador de que el país es menos avanzado y que está optando por romper la cohesión social en vez de apostar por la promoción y el desarrollo social.

La excesiva movilidad en los países como España debida al desempleo trae consigo que los jóvenes opten por irse a trabajar a otros países. Esto generará modificará la pirámide demográfica de manera negativa.

La exclusión sale cara
Así podríamos decir que los países con mejor protección social están sintiendo en menor medida los efectos indeseados de la crisis. Es decir, los países que menos invierten en protección social, pagan un alto coste en intentar paliar los efectos de la crisis, como la exclusión social, que sale mucho más cara desde el punto de vista social y económico.

La asamblea europea de la FITS identificó como factores que contribuyen a la ruptura de la cohesión social el aumento de la pobreza, sobre todo la infantil; el incremento de la disparidad de ingresos y del número de personas sin hogar y de la mendicidad. También denuncian que la explotación laboral es cada vez mayor.

Los y las trabajadoras sociales de Europa también han detectado un aumento de la adicción a la prostitución, las drogas y el alcohol. La gente no sólo es cada vez más pobre, sino que ve a los ricos más ricos. Eso lleva al malestar social y la delincuencia. La sociedad es cada día menos sana. Ya no sólo a nivel mental, sino también a nivel físico: a más repago sanitario, menos posibilidades de costear la atención sanitaria. Las consecuencias del camino de recortes emprendido, advierten los trabajadores sociales será difícil de revertir.

Los miembros de la FITS Europa también acordaron continuar creando conciencia de la contribución de los y las trabajadoras sociales a la promoción de los derechos humanos. Para ello, acordaron crear una estrategia más clara para definir las iniciativas de política social y las prioridades en el contexto de crisis financiera. El objetivo es reforzar la capacidad de influir en la agenda política mundial, aprovechando que la FITS tiene representación en la ONU y en la Plataforma Social Europea, entre otros.

Reconocimiento de la profesión
Además, la FITS pretende servir de altavoz de las preocupaciones del colectivo de trabajadores sociales. En este sentido, se persigue el reconocimiento de la profesión, clave en momentos de crisis y recortes como el actual. Los colegios del trabajo social también prepararán un proyecto de revisión de los documentos existentes sobre la metodología específica de trabajo.

Todas estas líneas de trabajo se reforzarán en la próxima asamblea mundial de la FITS, que se celebrará en Estocolmo el próximo mes de julio. Ana Lima presentará allí la Alianza por la defensa del sistema público de lo servicios sociales y una conferencia sobre el papel del trabajo social en las emergencias sociales y los desastres.

Pie de foto: La presidenta del CGTS, Ana Lima, con el vocal Juan J. Currás durante la Asamblea.

Comentarios

Aún no hay comentarios