Saltar al contenido principal
Consejo
ContactaMapa Web

Trabajo Social: clave en las comisiones de la ley de la eutanasia

viernes 2 de julio de 2021

Comienzan en las comunidades autónomas los procedimientos para la creación de las comisiones de garantía y evaluación de la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia. Se trata de un gran avance para los derechos fundamentales de las personas, por lo que se debe contar con profesionales del Trabajo Social.

Desde el Consejo General del Trabajo Social reivindicamos que el Trabajo Social Sanitario esté contemplado como una de las figuras que conformen las comisiones de garantía y evaluación que decidirán sobre la muerte digna de las personas que la soliciten ya que en esta figura confluyen conocimientos propios de la salud y de la intervención social.

Hasta el momento, las comunidades de Aragón, Asturias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana y Extremadura ya han anunciado que contarán con al menos un/a trabajador/a social en su comisión de garantía y evaluación de la eutanasia, mientras que Canarias, Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia han confirmado los profesionales que habrá en sus comisiones y no han tenido en cuenta la figura del Trabajo Social.

La decisión de acortar la vida o de decidir poner fin a la misma es propia de la persona, pero existen aspectos sociales, morales, familiares, económicos e, incluso, sanitarios en los que él o la trabajadora social sanitaria puede contribuir a hacer más humana y reconfortarle la decisión final.

El apoyo emocional y social son campos de trabajo para los que los y las profesionales del Trabajo Social Sanitario tienen la preparación y las competencias necesarias como lo ponen de manifiesto otras actuaciones ante entornos y problemas que generan malestar, inquietud y angustia tanto al sujeto inmerso en una decisión de esta naturaleza como a la familia que debe acompañarlos.

El hecho de obviar esa parte y visión social supone un vacío y una carencia respecto del apoyo y acompañamiento que se debe prestar a las personas. De incorporarse el papel del/la trabajador/a social en las comisiones, seriamos el primer país de la Unión Europea que establece tal disposición en esta materia, siendo pioneros a nivel internacional en tener en cuenta que la persona en esta situación tiene una consideración que va mucho más allá de la mera esfera biológica o jurídica.

Es relevante para avanzar como sociedad que respeta la autonomía del paciente y que interviene, cada día más, con modelos que pretenden centrarse en la persona, respetando el individualismo del ser humano.

En términos generales, las prestaciones básicas desde las Unidades de Trabajo Social sanitario consideran las siguientes dimensiones:

  1. La intervención psicosocial con la persona afectada.
  2. La intervención psicosocial con la familia y entorno próximo.
  3. La intervención en la gestión de los servicios y/o programas de apoyo para complementar las dos primeras dimensiones.

Esta propuesta de incluir la figura del Trabajo Social en estas comisiones vendría a reconocer, entre otras cosas, que este proceso final de la vida se toma desde el principio humanístico del trabajo con el individuo. Y se reconocería la realidad existente en los centros hospitalarios y sociosanitarios, en los cuales los y las pacientes donde ya se realizan intervenciones con los/as pacientes y sus familias dentro de las unidades de trabajo social.

Comentarios

Aún no hay comentarios