Saltar al contenido principal
CADIZ
ContactaMapa Web

RESUMEN

El Trabajo Social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el Trabajo Social. Respaldada por las teorías del Trabajo Social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos sociales y locales, el Trabajo Social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.

Desde una perspectiva emancipadora, esta definición apoya las estrategias del Trabajo Social que tienen por objeto incrementar la esperanza, la autoestima de la población y su potencial creativo de enfrentar y desafiar a las dinámicas de poder opresivas y las fuentes estructurales de injusticia, incorporando así en un todo coherente la dimensión de intervención micro-macro, o personal-política.

El Trabajo Social en numerosas ocasiones es confundido con la Asistencia Social. El título de Asistencia Social  (Decreto 1403/1964, de 30 de abril, sobre reglamentación de las Escuelas para formación de Asistentes Sociales) es un Título Técnico Medio extinto con la Ley Orgánica 11/1983, de 25 de agosto, de Reforma Universitaria, que fue precursor y dio paso a los estudios universitarios de Trabajo Social. El Trabajo Social es un Título Universitario Oficial, actual Grado y anterior (pero válida) Diplomatura, que forma parte de las Ciencias Sociales y a su vez es independiente de otras disciplinas.

 
El Trabajo Social tiene entre sus campos de actuación todos aquellos donde se requiera la implementación de técnicas para promover cambios, fortalecimiento, cohesión, gestión y cobertura de necesidades y todo de forma individual, grupal, comunitario o familiar. Podemos intervenir con respecto a menores, género, sexualidad, mayores, diversidad funcional, disc

apacidad, dependencia, migraciones, recursos humanos, mediación, peritaje, salud, ocio y tiempo libre, actuaciones comunitarias, ámbito empresarial, responsabilidad social, medio ambiente, política, economía, etc; un sinfín de ámbitos, puesto que el Trabajo Social es una disciplina que promueve la justicia social y el Bienestar Social.

Podemos ejercer nuestra intervención en la Administración pública y en el ámbito privado (asociaciones, empresas, emprendimiento, etc.) y trabajamos codo con codo con otras profesiones para ofrecer una intervención completa.

Disponemos de herramientas técnicas diversas como la ficha social, la historia social, el Proyecto de Intervención o el  Informe Social, siendo e Informe Social, nuestra herramienta propia, sin que pueda elaborarlo o firmarlo otra disciplina. También empleamos el diagnóstico social, fundamental en el Trabajo Social, como procedimiento que recoge la evaluación profesional de la situación y las distintas actuaciones y acciones a realizar.

 


 

El Comité Ejecutivo de la Federación internacional de Trabajadores/as Sociales y la Junta de la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social, tras un periodo largo de revisión, presentaron a los miembros de ambas organizaciones en sus respectivas Asamblea/Junta la definición global de la Trabajo Social consensuada en Melbourne en julio de 2014. En su revisión han participado numerosas organizaciones miembros y trabajadores y trabajadoras sociales de todo el mundo, que han formado parte de este extenso proceso, entre los que han participado el Consejo General y los Colegios Oficiales de Trabajo Social de España.

Esta nueva definición pone fin a la adoptada en el año 2000 y que ha sido la utilizada hasta el momento. Esta definición ha sido muy influyente, citada con frecuencia en la literatura y aprobada por muchas autoridades gubernamentales. Puso de relieve el compromiso de la profesión con la justicia social y los derechos humanos, y ha actuado como un impulso para muchos trabajadores sociales. Desde su adopción, sin embargo, también ha sido objeto de numerosas críticas. Por ello, con esta nueva definición se ha intentado poner fin a esas críticas y adaptarla a la situación actual del Trabajo Social en el mundo, así como ampliarla a nivel nacional y/o regional.

El Trabajo Social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.

Social work is a practice-based profession and an academic discipline that promotes social change and development, social cohesion, and the empowerment and liberation of people. Principles of social justice, human rights, collective responsibility and respect for diversities are central to social work.  Underpinned by theories of social work, social sciences, humanities and indigenous knowledge, social work engages people and structures to address life challenges and enhance wellbeing. 1

"DEBERES BÁSICOS

Los deberes básicos de la profesión del Trabajo Social incluyen facilitar el cambio social, el desarrollo social, la cohesión social, el fortalecimiento y la liberación de las personas.

El Trabajo Social es una profesión práctica y una disciplina académica que reconoce que los factores históricos, socioeconómicos, culturales, geográficos, políticos y personales interconectados sirven como oportunidades y/o barreras para el bienestar y el desarrollo humano. Las barreras estructurales contribuyen a la perpetuación de las desigualdades, la discriminación, la explotación y la opresión. El desarrollo de la conciencia crítica a través de la reflexión sobre las fuentes estructurales de opresión y/o privilegio, basados en criterios tales como la raza, la clase, el idioma, la religión, el género, la discapacidad, la cultura y la orientación sexual,  y el desarrollo de estrategias de acción para abordar las barreras estructurales y personales son fundamentales para la práctica emancipadora donde los objetivos son el fortalecimiento y la liberación de las personas. En solidaridad con los que están en situación desfavorecida, la profesión lucha por mitigar la pobreza, liberar a los vulnerables y oprimidos, y promover la inclusión y la cohesión social.

El deber de cambio social se basa en la premisa de que la intervención del trabajo social se lleva a cabo cuando en la situación actual, sea a nivel individual, familiar, grupal, comunitario o social, se considera que hay una necesidad de cambio y desarrollo. Es impulsado por la necesidad de cuestionar y cambiar las condiciones estructurales que contribuyen a la marginación, la exclusión social y la opresión. Las iniciativas de cambio social reconocen el lugar de la acción humana en el avance de los derechos humanos y la justicia económica, ambiental y social. La profesión está igualmente comprometida con el mantenimiento de la estabilidad social, siempre y cuando dicha estabilidad no sea utilizada para marginar, excluir u oprimir a un grupo particular de personas. [...]

PRINCIPIOS

Los principios generales del Trabajo Social son el respeto por el valor intrínseco y la dignidad de los seres humanos, el respeto a la diversidad y la defensa de los derechos humanos y la justicia social.

La defensa y el apoyo a los derechos humanos y a la justicia social son la motivación y la justificación para el Trabajo Social. La profesión del Trabajo Social reconoce que los derechos humanos tienen que coexistir con la responsabilidad colectiva. La idea de la responsabilidad colectiva destaca la realidad de que los derechos humanos individuales sólo se pueden alcanzar en el día a día si las personas asumen la responsabilidad de los demás y el medio ambiente, y la importancia de crear relaciones reciprocas dentro de las comunidades. Por lo tanto, un aspecto importante del trabajo social es abogar por los derechos de las personas en todos los niveles, y facilitar los resultados para que las personas asuman la responsabilidad por el bienestar del otro, se den cuenta y respeten la interdependencia entre las personas y entre las personas y el medio ambiente.

El trabajo social abarca los derechos de primera, segunda y tercera generación. Los derechos de primera generación se refieren a los derechos civiles y políticos, como la libertad de expresión y de conciencia y la libertad contra la tortura y la detención arbitraria; los de segunda generación son los derechos socio-económicos y culturales que incluyen los niveles razonables de educación, salud, vivienda y lingüísticos minoritarios; y los derechos de tercera generación se centran en el mundo natural y el derecho a la biodiversidad de las especies y la equidad intergeneracional. Estos derechos se refuerzan mutuamente y son interdependientes, dando cabida a los derechos individuales y colectivos. [...]

CONOCIMIENTO

El Trabajo Social es a la vez interdisciplinario y transdisciplinario, y se basa en una amplia variedad de teorías científicas e investigaciones. “Ciencia” se entiende en este contexto, en su sentido más básico como “conocimiento”. El Trabajo Social se basa en un desarrollo constante de sus fundamentos teóricos y de la investigación, así como las teorías de otras ciencias humanas, incluyendo sin límite el desarrollo comunitario, la pedagogía social, la administración, la antropología, la ecología, la economía, la educación, la gestión, la enfermería, la psiquiatría, la psicología, la salud pública y la sociología. La singularidad de las investigaciones y teorías del Trabajo Social es que son aplicadas y emancipadoras. Gran parte de la investigación y teoría del Trabajo Social es co-construida con las personas usuarias en un proceso interactivo, dialogado y por lo tanto informadas por los entornos de práctica específicos. [...]

Esta definición propuesta reconoce que el Trabajo Social es informado no sólo por los entornos de práctica específicos y por teorías occidentales, sino también por los conocimientos locales. Parte del legado del colonialismo es que las teorías y conocimientos occidentales han sido valorizados en exclusiva y en cambio los conocimientos locales se han devaluado, descontado, y hegemonizado por las teorías y conocimientos occidentales. La definición propuesta intenta detener e invertir el proceso mediante el reconocimiento de que los pueblos indígenas en cada región, país o zona transmiten sus propios valores, formas de conocimiento, formas de transmitir sus conocimientos, y han hecho valiosas contribuciones a la ciencia. El Trabajo Social tiene por objeto la reparación el colonialismo científico histórico occidental y la hegemonía de escuchar y aprender de los pueblos indígenas de todo el mundo. De esta manera los conocimientos del trabajo social se crearán conjuntamente y serán  informados por los pueblos indígenas, y más apropiadamente practican no sólo en el medio ambiente local, sino también a nivel internacional. [..]

PRÁCTICA

La legitimidad y el deber del Trabajo Social consisten en la intervención en aquellos puntos donde las personas interactúan con su entorno. El medio ambiente incluye diversos sistemas sociales, donde las personas se encuentran en un entorno geográfico y natural, que tiene una profunda influencia en la vida de las personas. La metodología participativa del Trabajo Social se centra en “involucrar a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.” Hasta donde sea posible el Trabajo Social apoya el trabajo con y no para las personas. De acuerdo con el paradigma de desarrollo social, los y las profesionales del Trabajo Social utilizan una variedad de habilidades, técnicas, estrategias, principios y actividades en los distintos niveles del sistema, destinadas al mantenimiento del sistema y / o los esfuerzos de cambio del sistema. La práctica del Trabajo Social abarca una gama de actividades que incluyen diversas formas de terapia y asesoramiento, trabajo en grupo y comunitario, la formulación y análisis de políticas, y las intervenciones políticas y de apoyo. Desde una perspectiva emancipadora, esta definición apoya las estrategias del Trabajo Social que tienen por objeto incrementar la esperanza, la autoestima de la población y su potencial creativo de enfrentar y desafiar a las dinámicas de poder opresivas y las fuentes estructurales de injusticia, incorporando así en un todo coherente la dimensión de intervención micro-macro, o personal-política. El enfoque holístico del Trabajo Social es universal, pero las prioridades de la práctica del trabajo social variarán de un país a otro, y de vez en cuando, dependiendo de las condiciones históricas, culturales, políticas y socio-económicas.

Es la responsabilidad de las trabajadoras sociales y los trabajadores sociales en todo el mundo defender, enriquecer y hacer realidad los principios y valores reflejados en esta definición. La definición del Trabajo Social sólo tiene sentido cuando los y las profesionales se comprometen activamente a sus valores y visión." 2

CONOCIMIENTO Y APTITUDES

El Trabajo Social es una profesión dedicada y comprometida a efectuar cambios en la sociedad y en las formas individuales de desarrollo dentro de esta.

Las y los trabajadores sociales deberán ser por tanto personas comprometidas con la realidad sobre la que actúan, con capacidad de análisis y reflexión a la vez que eficientes y con creatividad en la formulación de estrategias profesionales de abordaje de las diferentes necesidades sociales.

Han de preocuparse por contribuir a un desarrollo integral de la persona, a un incremento de la calidad de vida y al establecimiento de condiciones sociales de participación y construcción de una sociedad humana más justa y solidaria. Por tanto deben ser profesionales que se ocupen de fomentar el bienestar del ser humano y la prevención y atención de dificultades y/o carencias sociales de las personas, las familias, grupos y del medio social en el que viven.

Igualmente han de promover la articulación de los recursos sociales que se precisan para superar tales situaciones, teniendo en cuenta ese desarrollo del Bienestar Social.

Para ello se requiere:

  • Conocimiento de las diferentes modalidades y métodos del ejercicio profesional.
  • Emplear el método científico en el estudio de las problemáticas complejas de su quehacer, en la necesaria integración multidisciplinaria de los equipos intervinientes.
  • Diseñar e implementar y evaluar planes y programas de acción social a distintos niveles y magnitudes.

También es necesario el organizar racionalmente su trabajo, registrar y sintetizar su práctica profesional, trabajar en equipo y cumplir y hacer cumplir los principios éticos de la profesión además de procurar complementar su saber con formación de reciclaje permanente que procure adaptarse profesionalmente a los cambios metodológicos, legislativos o de intervención.

Recordamos además, que los Colegios Profesionales sirven para asesorar y ayudar a profesionales del Trabajo Social de la provincia en el que se encuentren colegiados/as (Ver Estatutos del CPTS de Cádiz) y que la colegiación, en el caso de ejercicio de la profesión, es obligatoria3 además de necesaria para implementar la profesión y procurar la defensa de los derechos profesionales y los derechos de la ciudadanía con respecto a los servicios donde haya profesionales del Trabajo Social.

 

Fuentes consultadas:                                                                                            

http://rediris.es                                                                                                          

http://admision.ulagos.cl

http://www.unirioja.es

 http://www.unitru.edu.pe

 

 

Página actualizada en marzo de 2017.

 


Consejo General del Trabajo Social. 

Texto adaptado de la FITS.

3  Ver la colegiación en Trabajo Social.