Saltar al contenido principal
Consejo
ContactaMapa Web

La verdad sobre el Plan Sociosanitario que planea el Gobierno

viernes 30 de diciembre de 2016

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, anunció el pasado 20 de diciembre su intención de crear una “puerta única de entrada” compartida entre Sanidad y Servicios Sociales

El Consejo General del Trabajo Social alerta de la intención encubierta de crear un subsistema que genere más copago

 

 

El Consejo General del Trabajo Social (CGTS) considera que establecer una “puerta única de entrada compartida entre Sanidad y Servicios Sociales que sea capaz de ofrecer y prestar una atención centrada en la persona, que se gestione por procesos  y con independencia que la necesidad se sitúe en el sistema sanitario o en el de Servicios Sociales” supone un cambio de modelo para ambos sistemas.

Las declaraciones de la ministra suscitan varias dudas fundamentales de cara a poner en marcha el nuevo sistema:

El copago encubierto

En los servicios sociales, la persona asume en función de su nivel económico gran parte de los gastos de las prestaciones. Y en sanidad eso no pasa. El Consejo General del Trabajo Social teme que bajo el plan sociosanitario se esconda la idea de crear un subsistema donde se tenga que pagar por todo. Se trataría de meter la parte de copago de servicios sociales en sanidad. Esto se haría, por ejemplo, derivando a un enfermo crónico a una residencia, un centro de día o darle un servicio de ayuda a domicilio.

Falta personal

Habría que dotar de personal sanitario al sistema de Servicios Sociales, y a la inversa,  ampliar la presencia de trabajadores sociales en el sistema de Salud.

Aumentar el número de trabajadores y trabajadoras sociales en el Sistema Nacional de Salud se ha reclamado insistentemente desde el CGTS por entender que el abordaje de la situación de salud de una persona ha de ser llevada a cabo desde la concepción integral de salud que establece la OMS (Organización mundial de la Salud).  La valoración y atención de los aspectos sanitarios no puede ser llevada a cabo por profesionales del ámbito de las ciencias sociales y a la inversa.

La puerta única

Cuando habla de puerta única, ¿dónde va a estar? Si está en servicios sociales, serán los y las trabajadoras sociales, profesionales de referencia de la red pública de servicios sociales, quienes diagnostiquemos y valoremos las necesidades sanitarias de esa persona? ¿O en realidad esa “puerta única” sólo va a significar que los sanitarios dispongan de los servicios sociales?

Por ejemplo, si a los servicios sociales municipales llega una persona mayor que más allá de las ayudas sociales que necesita no puede mantenerse en pie y necesita ayuda para desplazarse, la trabajadora social, ¿más allá de gestionar esa parte social, gestionará también la parte sanitaria? Es decir, ¿establecerá que vaya un sanitario cada día a su casa, por ejemplo?

Por otra parte, la realización de un mapa de servicios sociales se valora como un instrumento de gestión y planificación imprescindible de cara a garantizar la cobertura de derechos sociales de manera equitativa entre la población.

El Consejo General sí valora de forma positiva las declaraciones de la Ministra de Sanidad y Servicios Sociales, Dolors Montserrat, de colocar a la persona en el centro de la intervención. Es una premisa que orienta nuestra intervención profesional y que impregna los postulados del Código Deontológico de la profesión. El trabajo social siempre ha tenido como sujetos de su intervención la protección a las personas en mayor situación de vulnerabilidad, cuando son menores de edad o su autonomía se encuentra comprometida, o cuando son víctimas de acoso o malos tratos.

En cualquier caso, como representantes de los profesionales de referencia del Sistema de Servicios Sociales, ya se ha cursado petición de reunión con la Sra. Ministra para abordar cuantos temas afectan a la garantía de derechos sociales de la ciudadanía, en la que nos ponemos a disposición del Ministerio para aportar nuestra experiencia y conocimiento de la realidad social del país así como la colaboración en el diseño de políticas sociales.