Saltar al contenido principal
ASTURIAS
ContactaMapa Web

El perfil profesional de una profesión es la descripción de competencias y capacidades requeridas para el desempeño de una ocupación, así como sus condiciones de desarrollo profesional. Está compuesto por la declaración de la competencia general, la descripción de unidades de competencia, las realizaciones profesionales y los criterios de realización o ejecución, independientemente del área profesional y/o ámbito de desempeño en el que desarrolle sus funciones.

Para el desarrollo del perfil profesional de la/el trabajadora/or social se ha tomado como referencia la metodología utilizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para la elaboración del Catálogo de Títulos Profesionales. Esta metodología se basa en el análisis de las cualificaciones requeridas para cada perfil, utilizando métodos cualitativos de recogida y procesamiento de la información proporcionada por los agentes sociales, especialistas y técnicos.

Así mismo, el perfil parte del concepto de competencia profesional utilizado tanto por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte como por el Servicio Público de Empleo Estatal (INEM-SEPE), que no se centra únicamente en los conocimientos técnicos sino que tiene en cuenta todo aquello que rodea la profesión y que afecta al desarrollo y desempeño de la misma. Para ello, se han identificado tanto los conocimientos como las destrezas, habilidades sociales y habilidades técnicas necesarias para el desarrollo de las diferentes tareas requeridas por el perfil de la/el trabajadora/or social.

 

COMPETENCIA GENERAL

La/El trabajadora/or social es una/un profesional de la acción social que tiene una comprensión amplia de las estructuras y procesos sociales, el cambio social y del comportamiento humano, que le capacita para:

  • Intervenir en las situaciones (problemas) sociales (de malestar) que viven individuos, familias, grupos, organizaciones y comunidades, asistiendo, manejando conflictos y ejerciendo mediación.

  • Participar en la formulación de las Políticas Sociales.

  • Contribuir a la ciudadanía activa mediante el empoderamiento y la garantía de los derechos sociales.

Todo ello, con el fin último de contribuir junto con otras/os profesionales de la acción social a:

  • La integración social de personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades.

  • La constitución de una sociedad cohesionada.

  • El desarrollo de la calidad de vida y del bienestar social.

Hemos definido un conjunto de cinco competencias profesionales que son las siguientes:

1. Capacidad para trabajar y valorar de manera conjunta con personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades sus necesidades y circunstancias.

2. Planificar, implementar, revisar y evaluar la práctica del trabajo social con personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades y con otros profesionales.

3. Apoyar a las personas para que sean capaces de manifestar las necesidades, puntos de vista y circunstancias.

4. Actuar para la resolución de las situaciones de riesgo con los sistemas cliente, así como para las propias y las de los colegas de profesión.

5. Administrar y ser responsable, con supervisión y apoyo, de la propia práctica dentro de la organización.

6. Demostrar competencia profesional en el ejercicio del trabajo social.

 

FUENTE: LIBRO BLANCO DEL TITULO DE GRADO EN TRABAJO SOCIAL. ANECA. MADRID, 2005.