Saltar al contenido principal
CASTELLON
ContactaMapa Web

Más formación en género, prevención desde la etapa escolar y equipos multidisciplinares para plantarle cara a la violencia contra las mujeres

jueves 22 de noviembre de 2018 COTSCS

El Col·legi de Treball Social de Castelló organiza una charla a cuatro bandas para abordar el papel de las trabajadoras sociales en la prevención, detección e intervención de la violencia de género

Castellón, 21/11/2018.- Cuatro voces. Cuatro miradas. Cuatro profesionales del Trabajo Social aportando su experiencia en una lucha colectiva. En su lucha contra la misma lacra: la violencia contra las mujeres. El Col·legi Oficial de Treball Social de Castelló (COTSCS) ha organizado una charla a cuatro bandas para abordar el papel de las y los profesionales del Trabajo Social en la prevención, detección e intervención de la violencia de género. Todo ello en el marco de las actividades impulsadas desde diferentes ámbitos con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Al frente de estas cuatro visiones han estado Lledó Agost, especializada en talleres de prevención de la violencia en la población joven; María Barrachina, trabajadora social con mujeres víctimas de violencia de género; Mercedes Justamante, trabajadora social en un centro de salud; y Patricia Calvo, agente de igualdad en el Ayuntamiento de Onda.

“Los jóvenes desconocen los indicadores de la violencia de género, sobre todo los psíquicos”
De prevención sabe Lledó Agost. Imparte talleres a población adolescente, en la que advierte un “desconocimiento de los indicadores de la violencia de género, sobre todo los psíquicos”. “Hay que tener en cuenta su mentalidad: los roles de género con los que han crecido, la sociedad patriarcal que les envuelve, los mitos del amor romántico que arrastran por la influencia del cine y la televisión, esa idea de que amar es sufrir, que el amor todo lo puede o que existe tu media naranja… En los talleres conciben los celos como muestra de amor, porque es lo que han visto”, resalta. Ponerse en su mente es el primer paso para desmitificar esas ideas. También la concepción que tienen de las relaciones sexuales, limitada muchas veces a películas o pornografía, “donde las relaciones son bruscas y se cosifica a la mujer”. “Al adolescente hay que hablarle con lenguaje claro, conocer sus gustos y no juzgar…. Tener muy en cuenta las reacciones del alumnado en los talleres, que deberían realizarse antes. En la etapa escolar, no ya en el instituto. A veces es tarde”, dice.

“Es básico informar y formar en género, nosotras las primeras”
La detección de la violencia de género, en concreto desde el ámbito sanitario, ha centrado la intervención de Mercedes Justamante, trabajadora social en un centro de salud. Su conclusión: la formación en temas de género de la plantilla de profesionales sanitarios es el paso más efectivo para la detección de este tipo de violencia. Su crítica: el camino que aún queda por recorrer ante un problema “grandísimo y de consecuencias nefastas” del que cuesta hablar e indagar porque parece latir aún en la esfera más íntima del ser humano. “Se minimiza, no queremos hablarlo porque es un problema de nuestra sociedad, la misma en la que vivimos… Estamos hablando de una situación de todas y todos, no sólo de quienes sufren violencia. Porque sucede todos los días”.

En los centros de atención primaria el personal sanitario está obligado a preguntar, según protocolo, a pacientes mayores de 14 años ante cualquier sospecha de que hayan sido o sean víctimas de violencia, ha recordado Justamante. Pero cuesta. Por aquello de pensar que se traspasa esa delgada línea roja entre lo público y lo privado. El papel de las trabajadoras sociales en todo este engranaje interdisciplinar es importante, dice, “por la perspectiva general que tenemos, el hecho de atender a esos indicadores de sospecha, que son los que nos permiten levantar las antenas; y nuestra capacidad de ser el hilo conductor del proceso, el enlace con otros compañeros del sector salud”. Al final, concluye, es básico “informar y formar en género, nosotras las primeras”.

“Todas las mujeres podemos ser objeto de violencia de género. No hay un perfil”.
Equipos multidisciplinares. Son vitales para la detección de casos de violencia de género, y también en la fase de intervención. Lo resalta María Barrachina, trabajadora social experta en género. “Este enfoque interdisciplinar es necesario: la intervención de la psicóloga, la abogada, la educadora y trabajadora social. Ese enfoque multidisciplinar pero coordinado, hablado, comunicado entre nosotras, hace que la mujer pueda salir”, señala en alusión al modelo que se sigue en los Centros Mujer 24 Horas.

Para María Barrachina una de las principales dificultades a la hora de intervenir es que no existe un perfil concreto de víctima, ni de maltratador. “Todas las mujeres podemos ser objeto de violencia de género. No podemos hacer esa primera criba”. No obstante, sí hay “factores de riesgo vinculados a las víctimas” que incrementan su vulnerabilidad, como la dependencia económica, la discapacidad física o mental, una situación de embarazo o la pertenencia a colectivos de riesgo de exclusión.

La intervención “ha de respetar los tiempos y las decisiones de la mujer. Como profesional, estás para acompañarla, visibilizarle cómo ves tú su realidad, pero no tomar decisiones por ella o precipitarlas porque a veces logras el efecto contrario”. “Y la información a las mujeres es clave, les tranquiliza y les ayuda a tomar decisiones: hay que tener en cuenta que quizás nunca se han enfrentado a una situación similar. Informar, orientar, formar y acompañar”. Esta es la ruta.

Este recorrido a cuatro voces finaliza con Patricia Calvo, que ha abordado su experiencia como agente de igualdad en el ayuntamiento de Onda. La trabajadora social ha detallado las acciones que desarrolla la Red Valenciana de Agentes de Igualdad en lo que a la prevención e intervención de la violencia de género se refiere. Calvo ha resaltado las campañas de sensibilización que se realizan a nivel municipal como una herramienta de acercamiento de la problemática a la ciudanía y un modo de implicarla en el proceso de visibilización y lucha contra la violencia de género.

jueves 22 de noviembre de 2018

Más formación en género, prevención desde la etapa escolar y equipos multidisciplinares para plantarle cara a la violencia contra las mujeres

Comentarios

Aún no hay comentarios